CEPESCA empuja la adopción de medidas para recuperar el pez espada del Mediterráneo

Durante su participación en la reunión del Consejo Consultivo del Mediterráneo (Medac), celebrada esta semana en Almería

  • La Confederación propone la modificación del periodo de veda actual y su establecimiento entre enero y marzo, así como medidas severas de control para evitar la pesca ilegal con redes de enmalle a la deriva

 

Almería, 16 de marzo de 2016.- La Confederación Española de Pesca (CEPESCA) ha impulsado la adopción de medidas urgentes para la recuperación del pez espada del Mediterráneo, durante su participación en la reunión del Consejo Consultivo del Mediterráneo (Medac), celebrada esta semana en Almería. Cepesca ha abogado por revisar las últimas recomendaciones de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) sobre esta especie, tras la falta de resoluciones en la última reunión de este organismo en octubre de 2015.

Entre las medidas a adoptar, Cepesca ha propuesto la modificación del periodo de veda establecido actualmente por ICCAT, el cual se extiende del 1 de octubre al 30 de noviembre, además de un mes adicional entre el 15 de febrero y el 31 de marzo.

En este sentido, la Confederación ha apoyado la propuesta de trasladar la veda del pez espada entre enero y marzo, además de prohibir la pesca de atún blanco en octubre y noviembre, esta última medida para evitar la captura incidental de juveniles de pez espada. Con ambos periodos de veda se garantizaría una mayor protección de los especímenes de pez espada juveniles y en edad de reproducción. Asimismo, Cepesca ha respaldado la propuesta de no establecer un TAC (Total de Capturas Admisibles) para esta especie. Ambas iniciativas, apoyadas por una amplia mayoría de los asistentes a la reunión del Medac, serán votadas en el próximo Comité Ejecutivo de este Consejo Consultivo en abril.

Por otra parte, Cepesca ha exigido el establecimiento de medidas de control más exhaustivas para erradicar las altas tasas de capturas no declaradas y de pesca ilegal mediante el uso de redes de enmalle a la deriva. Según la Confederación, este arte, prohibido para grandes especies pelágicas hace 12 años por recomendación de ICCAT, sigue siendo empleado por ciertas flotas en el Mediterráneo, socavando la sostenibilidad de la especie.

En la reunión se ha analizado, además, el impacto de la entrada en vigor en enero de 2017 de la obligación de desembarque para la pesca de especies demersales, de acuerdo a la progresiva aplicación de la normativa desde 2015 hasta 2020. En este sentido, los participantes han coincidido en la necesidad de trabajar a nivel nacional para dar respuesta a los problemas que implican el cumplimiento de esta legislación.

Según Rocío Bejar, secretaria general adjunta de Cepesca, presente en la reunión, “los pescadores son los primeros interesados en revertir la situación de los stocks en el Mediterráneo y, por ese motivo, estamos abanderando la adopción de medidas que, basadas en el conocimiento científico, garanticen la gestión sostenible de la actividad pesquera”.

El Medac está integrado por todos los países comunitarios con flota pesquera que operan en el Mediterráneo (Chipre, Croacia, Francia, Grecia, Italia, Malta, Eslovenia y España) y en él también tienen representación organizaciones del sector profesional, sindicatos, ONGs tales como Oceana y WWF, comunidad científica y pesca deportiva.

Además de Rocío Béjar, en la reunión han participado Pedro Maza, vicepresidente de Cepesca y presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (FAAPE); José María Gallart, director gerente de la Organización de Productores Pesqueros de Almería (Asopesca); Pedro Hernández, director gerente de la Cooperativa de Pescadores de Carboneras (Carbopesca); Simón Pérez, director gerente de la Asociación de Productores de Pesca de Carboneras; Antoni Garau, director gerente de la OP Mallorcamar; y Carmen Díaz, presidenta de la Asociación Venus Nux.