CEPESCA participa en una Jornada sobre capturas accidentales de aves marinas en el caladero de Gran Sol

Cepesca y sus asociados han trabajado activamente, en colaboración con científicos y la administración pública, en el desarrollo de medidas para mitigar esta problemática y actualmente la flota española de palangre es una de las más avanzadas en cuanto a experiencia y resultados obtenidos.

Madrid, 1 de diciembre de 2015.- CEPESCA participará en la jornada que se celebrará mañana en Burela (Lugo) para analizar las medidas que está aplicando la flota española de palangre de fondo de Gran Sol para mitigar las capturas accidentales de aves marinas durante sus faenas de pesca. En la jornada, que servirá para compartir experiencias sobre esta materia con expertos internacionales de Birdlife, está impulsada por la Organización de Productores Pesqueros (OPP) de Lugo y por SEO/BirdLife (Sociedad Española de Ornitología) y Birdlife International. Además de Cepesca, también participan el Secretario General de Pesca, la Consejera del Mar de la Xunta de Galicia, científicos del IEO y distintos armadores.

 

La jornada de mañana nace tras el compromiso alcanzado en Londres entre CEPESCA, la Unidad de Sostenibilidad Internacional del Príncipe de Gales y Birdlife International, en mayo de 2014, para colaborar en la aplicación de medidas que mitiguen esta problemática. En esta reunión también participó el Secretario General de Pesca del MAGRAMA. En aquella ocasión, Cepesca expuso la experiencia española en la reducción de capturas accidentales de aves marinas en la pesca.

 

Fruto de este acuerdo, en octubre de 2014 se organizó una jornada para tratar este mismo tema en el caso concreto de la flota de palangre de superficie. En ella participaron Cepesca, ARVI, SEO Birdlife, Birdlife International, el IEO y el MAGRAMA, y se acordó celebrar la que se realiza mañana, en torno a la flota de palangre de fondo.

 

Según Javier Garat, secretario general de CEPESCA, “nuestro compromiso para resolver esta problemática es claro, ya que además del problema medioambiental, los pescadores son los menos interesados en la captura accidental de aves ya que atenta también contra sus intereses y generan problemas añadidos a los propios de la faena pesquera, ya que las aves comen carnada y capturas”.

 

De hecho, Cepesca y sus asociados han trabajado activamente, en colaboración con científicos y la administración pública, en el desarrollo de medidas para mitigar esta problemática y actualmente es uno de los países más avanzados en cuanto a experiencia y resultados obtenidos.

 

Al margen de haber desarrollado un programa de observadores a bordo, las flotas españolas aplican cuatro tipos de medidas muy concretas: evitar la pesca en zonas o períodos en que las interacciones con las aves sean más probables (calado nocturno y veda espacial o temporal); limitar el acceso de las aves a los anzuelos cebados (palangre con lastre o calado por la borda); impedir que las aves se zambullan en busca de los anzuelos calados (cordeles espanta pájaros y dispositivos acústicos de disuasión) y reducir el atractivo o la visibilizad de los anzuelos cebados (utilizando cebos artificiales).