El comisario de Pesca valora la contribución del sector pesquero a la sostenibilidad y económica de esta actividad

Con motivo de su Asamblea General, Europêche ha trasladado a Vella su apoyo al plan de la UE para revertir la situación del Mediterráneo y ha insistido en las consecuencias de la obligación de desembarque y el sistema de doble sanción para la flota exterior, que podría poner en riesgo la actividad de más de 700 buques y 10.000 puestos de trabajo directos.

El Comisario de Asuntos Marítimos y Pesca de la Unión Europea, Karmenu Vella, ha valorado la contribución del sector a garantizar la sostenibilidad, tanto ambiental como económica, de la actividad pesquera, durante su intervención la semana pasada en la asamblea general de la patronal europea Europêche. Según Vella, “el buen estado de los stocks es la única vía para asegurar y fortalecer la sostenibilidad socio-económica del sector. Actualmente, cada vez más especies se encuentran en estado de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), lo cual no sería posible sin el apoyo y los esfuerzos del sector pesquero europeo”.

A este respecto, Europêche ha reiterado al comisario de Pesca su respaldo a la Declaración MedFish4Ever, la hoja de ruta para revertir la situación de los stocks del Mediterráneo firmada el pasado marzo por 13 países, entre ellos España. Según Javier Garat, presidente de Europêche y secretario general de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), “estamos a favor de adoptar medidas de gestión, tales como la reducción del esfuerzo pesquero y la mejora de la selectividad, para recuperar las poblaciones del Mediterráneo, como ya hicimos con el atún rojo. Sin embargo, no consideramos apropiado el establecimiento de un sistema de TAC y cuotas, debido a la singularidad de la pesca de esta zona, caracterizada por una gran variedad de embarcaciones de pequeña escala y pesquerías mixtas que capturan numerosas especies”.

Asimismo, la patronal europea ha trasladado a Vella y a Andreina Fenech, directora general de Pesca y Acuicultura del Ministerio de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático de Malta, su preocupación sobre distintos aspectos de la Política Pesquera Común (PPC), tales como la situación que creará la obligación de desembarque para las pesquerías mixtas, en especial en lo referente a las denominadas especies de estrangulamiento. Según el sector, esta situación afectará al suministro de alimento y amenazará la rentabilidad de las flotas, por lo que la patronal europea demanda excluir ciertas especies de la política de prohibición de descartes.

Europêche también ha insistido en que el sistema de doble sanción incluido en la propuesta de Reglamento para la gestión sostenible de las flotas pesqueras de larga distancia externas, podría poner en riesgo la actividad de más de 700 buques y 10.000 puestos de trabajo directos. Además, el sector cree que la disposición introducida por el Parlamento Europeo puede violar la privacidad de los datos, al revelar información confidencial, como los nombres y direcciones de los operadores y propietarios de los buques pesqueros, lo que no está permitido por el marco normativo vigente.