Flota gallega palangre y arrastre pide a CE que haga valer aporte socioeconómico a economía Mauritanía de 1 millón de € por buque y año

La flota de Ribeira expone a Christian Rambaud, de la DG Mare, los puntos fundamentales para mejorar el protocolo de pesca con Mauritania

La flota gallega de palangre y arrastre ha solicitado en una reunión con la Comisión Europea (CE), en Bruselas, que el impacto socioeconómico de la actividad de estos buques en la economía mauritana sea un argumento de peso para mejorar el protocolo actual de pesca con la República Islamista de Mauritania (RIM). De hecho, en la reunión se manifestó que, actualmente, cada uno de los buques que faenan en aquellas aguas generan en Mauritania unos gastos de, aproximadamente, un millón de euros al año (gastos de puerto, salarios, tránsitos, gasoil, etcétera), es decir, ninguna otra categoría en el acuerdo de pesca UE-Mauritania tiene la capacidad de generar este impacto socioeconómico en el país africano, ya que estos buques descargan semanalmente en Nuadibú (Mauritania).

En el encuentro con Christian Rambaud, jefe de unidad de la Dirección General de Pesca de la CE (DG Mare) responsable de la negociación de los acuerdos de pesca con terceros países, han participado María José de Pazo, miembro de Cepesca y representante de ORPAL (Asociación de Armadores del Palangre), que aglutina a cinco de estos buques con sede en el puerto de Ribeira y Marín, Pedro Maza y Javier Garat, vicepresidente y secretario general de Cepesca, respectivamente.

La representante de ORPAL expuso a Rambaud los aspectos del protocolo que, a su juicio, ha de mejorar Europa, de cara a la Comisión Mixta que se celebrará en Bruselas del 20 al 22 próximos.

Desembarques

En este aspecto, y teniendo en cuenta el alto montante de la contribución económica de esta flota en aquel país, los representantes españoles expusieron la necesidad de que Mauritania cumpla lo expresado en el actual protocolo del acuerdo, respecto a la exención de impuestos de los productos pesqueros desembarcados en puertos por ser considerados mercancías en tránsito temporal; y que el país africano, lejos de cumplir, ha optado por incrementar.

Canon de pesca

Igualmente, el sector pesquero español volvió a solicitar una bajada del 30% del canon impuesto a la captura de diferentes especies, concretamente a las categorías tres (palangreros que pescan palometa negra) y dos (arrastreros que pescan merluza negra), ya que lo consideran un agravio comparativo con la reducción habida con otras categorías, y abogan por establecerlo en 70 euros por tonelada, en el caso de la palometa, y en 60 euros para la merluza negra. Esto resulta vital para la viabilidad económica de las empresas y supervivencia de las mismas.

Salida de aguas mauritanas

Respecto al tercer punto a mejorar, ORPAL manifestó la necesidad de agilizar los trámites para las salidas de aguas mauritanas. En este sentido, se han hecho propuestas que aseguran al país tercero el cumplimiento de todas las obligaciones de las empresas pesqueras, y se ha pedido al representante europeo que transmita dichas propuestas en la próxima Comisión Mixta.

Licencia única para el palangre

Igualmente, se señaló la conveniencia de establecer una licencia única para la pesca demersal, que permita capturar, indistintamente, merluza y palometa. Esta solicitud no afectaría a las otras categorías del acuerdo.

Desembarque de aceite de pescado

Nuestros representantes también reclamaron que nuevamente que se permita a los buques proceder al desembarco de aceite de pescado. En este sentido, insisten en la errónea interpretación por parte de los mauritanos, puesto que no existe procesado en la obtención de este aceite, ya que éste se obtiene de forma natural, al descomponerse los hígados de las capturas.

Solicitud de autorización para filetear

Asimismo, los asistentes al encuentro solicitaron autorización para hacer filetes a bordo, con los pescados, sobre un porcentaje reducido de las capturas. Esto implicaría un valor añadido al producto y una mayor eficiencia para la actividad, así como una tabla de salvación a la constante caída de precios en el mercado.

Cumplimiento de la normativa internacional

También se solicitó encarecidamente que insten a las flotas de países no comunitarios a que cumplan la normativa internacional en materia de señalización.

Por último, Cepesca aprovechó la reunión para mostrar su preocupación ante la falta de renovación del protocolo con Guinea Bissau, que expira el próximo 23 de noviembre, y reactivar el de Gabón. Igualmente, reclamó el inicio de las negociaciones para renovar el de Marruecos que finalizará en febrero de 2018 y permite faenar en aguas marroquís a 90 buques de nuestro país.