La flota atunera repasa los temas de actualidad con el secretario general de Pesca

Representantes de OPAGAC y ANABAC se reúnen con Alberto López-Asenjo

La flota atunera española se reunió ayer con Alberto López-Asenjo, secretario general de Pesca, para dar un repaso a los temas de actualidad que afectan al sector atunero español. Durante la reunión, se analizaron, entre otros temas, la situación de los acuerdos y las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP), la preocupación por las propuestas de ciertos países sobre el uso de Dispositivos Agregadores de Peces (FAD) y buques auxiliares en el Índico, la necesidad de dotar de contenido al RESAE (Registro Especial de Empresas de Buques de Pesca Españoles que faenan exclusivamente en aguas extracomunitarias) o la conveniencia de poner en marcha el Plan Estratégico Atunero.

Respecto a los acuerdos de pesca, los atuneros han mostrado su satisfacción por las mejoras de los últimos años y el trabajo de la Comisión Europea para consolidar la necesaria red de acuerdos pesqueros de esta flota, haciendo mención expresa al recientemente renovado acuerdo con Mauricio. No obstante, la flota ha criticado que la CE aprovechara las negociaciones de dicho acuerdo para consensuar posiciones con el gobierno de Mauricio con respecto a la próxima reunión de la CTOI (Comisión de Túnidos del Océano Índico). En este sentido, los armadores han mostrado su preocupación por las propuestas de dicho país, que pretende reducir considerablemente el número de FAD y de buques auxiliares sin ninguna base científica y sin esperar a la evaluación de las medidas acordadas el año pasado para recuperar el rabil.

Por otro lado, la flota llamó la atención sobre los acuerdos que deben ser renegociados, como Guinea Bissau, y consideró prioritario resolver los problemas existentes con Gabón.

Los representantes de la flota atunera solicitaron, además, apoyo para intentar cambiar la dinámica de la CE y conseguir una buena coordinación entre las unidades encargadas de negociar los acuerdos y la dedicada a negociar en las ORP, de tal manera que los países con los que se firmen protocolos de pesca no presenten propuestas que perjudiquen a la UE y a sus empresarios. Así mismo, la flota reclamó coherencia en las diferentes políticas que afectan al sector pesquero, tales como las de seguridad, exterior, sanitaria, laboral y derechos humanos o de ayuda al desarrollo.

Igualmente, los representantes de la flota transmitieron su preocupación por la propuesta de Reglamento para la gestión sostenible de las flotas pesqueras de larga distancia externas, al considerar que establece un sistema de doble sanción, desproporcionado y discriminatorio y que amenaza innecesariamente su actividad, además de introducir más trabas burocráticas que pueden provocar la pérdida de muchos días de pesca. Por ello, ha solicitado la defensa de la posición del Consejo en las negociaciones con el Parlamento Europeo y la Comisión Europea.

En la reunión también se insistió en la necesidad de poner en marcha, urgentemente, el Plan Estratégico Atunero, y coordinar así las distintas iniciativas científicas de organismos como el IEO, AZTI, la Secretaría General de Pesca y el propio sector, con el objetivo de poder disponer de los mejores datos científicos.

La flota expuso, además, a López-Asenjo la conveniencia de que el ejecutivo español dé luz verde a la incorporación de beneficios fiscales y seguridad social a los buques que se inscriban en el RESAE. Según las organizaciones atuneras, ello mejoraría su competitividad frente a otras flotas, como las asiáticas, cuyos costes de explotación son muy inferiores, al no tener que cumplir con los altos estándares de la flota europea, a pesar de competir en las mismas aguas y mercados. Por ello, han propuesto que España siga el modelo francés, que, en 2016, modificó su legislación, permitiendo que sus buques puedan acceder a los beneficios a los que da derecho la inscripción en el Registro Internacional Francés (RIF).

En relación a las cuestiones sociales y laborales a bordo de los buques, ambas partes han acordado trabajar conjuntamente para estar preparadas, una vez entre en vigor el Convenio 188 de la OIT. La flota considera fundamental que el gobierno sea capaz de coordinar las actuaciones de la Dirección General de la Marina Mercante, la Inspección de Trabajo, el Instituto Social de la Marina y la Secretaría General de Pesca. Así mismo, los representantes de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA) presentes en la reunión informaron al secretario de las conversaciones y actuaciones que desde la patronal se están manteniendo con los sindicatos en España y Bruselas para avanzar en estos asuntos.

Por último, la flota atunera manifestó al secretario la necesidad de ir de la mano en los foros internacionales en todos los asuntos relacionados con la gobernanza mundial de los océanos, ámbito en el que les preocupa, especialmente, las peticiones de algunos países y ONG de prohibición de la pesca en alta mar o el cierre del 30% de las aguas del mundo a las actividades pesqueras.

A la reunión ha asistido una amplia representación de las empresas atuneras que forman parte de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (ANABAC) y de la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC), dirigidas por Juan Pablo Rodríguez Sahagún y por Julio Morón, respectivamente. Ambas entidades representan al 100% de la flota atunera congeladora española y son miembros de Cepesca, representada por su secretario general, Javier Garat y su secretaria general adjunta, Rocío Béjar.