Proyecto Redes

Los descartes, además de constituir un derroche de recursos muy valiosos, han impedido la recuperación de diversas poblaciones, a pesar de las bajas cuotas establecidas (PPC COM (2009)163, 2009).

Se define como descarte aquella parte del total de la materia orgánica de origen animal, capturada por la flota pesquera comercial, que se arroja al mar, por el motivo que sea; no se incluyen los materiales vegetales o los residuos procedentes del eviscerado. Los descartes pueden estar muertos o vivos al ser arrojados al mar (Kelleher, 2005), y se producen por una serie de factores, entre los que se cuentan los siguientes:

  1. Captura de individuos que no cumplen con el reglamento pesquero, por tener una talla inferior al mínimo legal (MLS), o por debajo del valor comercial.
  2. Se ha superado, o no se dispone de cuota de pesca para la especie capturada.
  3. Captura de especies con escaso o nulo valor comercial.
  4. Especies dañadas durante la pesca.
  5. Ausencia de condiciones o capacidad a bordo para el almacenamiento de determinadas especies.